Sobre Mí

Estoy segura de que si estás leyendo esto es porque tenemos algo en común: pasión por las preparaciones dulces. Aprender, ensayar  y  preparar exquisitos y bellos postres para deleitar a familiares y amigos, es una de las cosas que me hace más feliz.

Hace ya bastante tiempo que dejé de trabajar en mi profesión para dedicar tiempo a la crianza de mis tres hijos, fue entonces que decidí tomar clases de pintura; luego, cuando vi que podía llevar el arte a la cocina, que siempre me apasionó, me lancé de cabeza a preparar tortas, cupcakes, galletas y todo lo que pudiera ser rico y bello.

Más adelante me decidí a hacer clases, y en buena hora que tomé ese camino porque aunque parezca raro: enseñar es la mejor manera de aprender. He  conocido personas valiosísimas con quienes mantengo contacto hasta hoy y de quienes he aprendido mucho.

En internet existe bastante información, pero la gracia está en saber distinguir aquella valiosa de la que no lo es, por eso quiero proporcionar en este blog  aquella que mejor responda a las inquietudes más frecuentes de nuestro medio en función de mi modesta experiencia y  llegar a muchas más personas que no pueden venir hasta una clase presencial, proporcionar una ayuda a quienes les gustaría desarrollar un pequeño negocio o simplemente para quienes este tema es un hobby.

Mi interés es que sea un medio para compartir con quienes están en la misma actitud: dar y recibir con cariño y acompañarnos en este camino. En definitiva quiero que la cocina sea una excusa para juntarnos en torno a un tema común,  pero que el centro seamos nosotras, las invito a reírse de cuando no nos resultan las cosas como queremos, a jugar, a no perder de vista que todo lo que elaboramos está destinado a ser comido y a desaparecer, así como el concepto de los mandalas que crean los budistas con tanto trabajo y que luego con un soplo de aire desarman, recordándonos que así de pasajera es nuestra existencia también. Por eso cuando preguntan para qué dedicar tanto tiempo en decorar una torta o galleta que será comida, la respuesta es clara: eso no tiene importancia, lo relevante es lo que sucede en nuestro interior durante el proceso de creación, nunca perder de vista que lo importante no es llegar a destino sino que el camino recorrido.

Con cariño, Dulce Carmencita.

                                                                               927183_487040408134375_232035895_a